Portada
Monogríficos
Currí­culum

Contacto

 

¿Habrá un enfrentamiento entre Rusia y los EE.UU por la guerra en Siria?

Me escribe un lector para preguntarme si habrá guerra mundial a la vista de la escalada bélica en Siria.  Mi respuesta es que, por ahora, no.  En marzo de 2014 volveré a estudiar la situación, porque ese año tiene configuraciones inquietantes.

Antes de empezar con la astrología, cabe plantear la situación política y sus verdaderos resortes.  No tengo toda la información, pero lo que me consta es lo siguiente:

-No hay en Siria una insurgencia organizada que presente un proyecto común y que pueda reemplazar a Bashar Al-Assad.  La insurgencia libia estaba muchísimo más organizada y ya vemos cómo ha acabado.  Porque ahora no se habla de Libia (ya no interesa), pero está sufriendo una especie de feudalización, con señores de la guerra campando a sus anchas y un gobierno que no controla nada.  Es más: si intenta votar una ley que no les gusta, le plantan los tanques a la puerta.  Aparte de que se ha convertido en un refugio de yihadistas. Sería una catástrofe que Siria acabara como Libia.

-Parte de la insurgencia Siria -y precisamente la más activa y la que más éxitos cosecha (Al Nusra)- es yihadista.  Al Nusra se ha declarado seguidora de Al Qaeda.  Así que quitar del poder a Al-Assad para poner a yihadistas en su lugar no sería un buen negocio.

-Siria alberga la única base militar rusa en el extranjero, en Tartús.  No sólo es la única base de los rusos, sino que, además, es su único puerto en el Mediterráneo.  Me gusta entrar a leer los post de los artículos de El Mundo (para saber lo que piensan los que no piensan como yo) y he observado que la derecha sigue furibundamente anticomunista y atribuye la postura de Rusia a la maldad intrínseca del bolchevismo o al cretinismo de Putin.  Pues no.  Esto se parece a las causas de la primera guerra mundial: Rusia (entonces zarista) apoyaba a Serbia para no perder su salida al Mediterráneo.  Ahora apoya a Siria por lo mismo.  Los regímenes cambian, pero las necesidades estratétigas siempre son las mismas.  Estoy de acuerdo con la opinión general sobre Putin, pero cualquier dirigente ruso haría lo mismo en esas condiciones.

Dicho esto, por lo tanto, resulta a todas luces evidentes que ni a EE.UU le interesa que caiga Al-Assad, ni a Rusia.  Para ambos sería un desastre, aunque por razones distintas.  Obama, como americano, está más sometido a la presión popular, pero ésta no le presiona para entrar en guerra: los americanos no desean otro conflicto.  El no intervenir en Siria no quitará votos al partido demócrata.  Si hace alguna intervención, será algo rápido y "bueno, bonito y barato".  Algo de cara a la galería, para marcar territorio, pero sin pasarse.

Y, aunque a nosotros nos duelan esas matanzas, los europeos en general son también reticentes.  Hace unos meses aterrizó en Egipto el primer avión de turistas iranies en años.  Fueron recibidos con manifestaciones y gritos de "Muerte a los perros chiitas", porque los egipcios consideraban que su visita contaminaba su tierra.  Dentro del Islam, cada facción odia aún más a la otra de lo que odian a los cristianos (y los odian a muerte). En cierto modo están como Europa en el siglo XVI, con las guerras de religión, y no se puede forzar su proceso evolutivo.  Son ellos los que tienen que decidir si están dispuestos a ejercer una mayor tolerancia religiosa con las otras confesiones, y a delimitar el espacio de la política y de la religión.  En la extraordinaria novela de Kazantzakis (Zorba), el protagonista se empeñaba en hacer salir antes una mariposa del capullo de la oruga.  Lo consiguió calentándola, pero lo que salió ni era aún mariposa ni era oruga: al acelerar el proceso destruyó al animal.  Con la política es lo mismo: no se puede imponer desde fuera, sino que tiene que corresponder al estado de evolución interno. 

Por lo tanto, no hace falta ser astrólogo para saber que ambas partes van a procurar mantener ese conflicto dentro de unos cauces.  Si pasamos ahora a la astrología, esto se confirma:

2013_Aries_Moscu.jpg

0 de Aries en Moscú

Ya comenté a principios de año que durante el 2013 imperaría una configuración pésima, muy violenta y agresiva: la conjunción de Urano-Plutón en Aries cuadrada a Plutón en Capricornio, dañando a la Luna en Cáncer.

Si miramos esa configuración en Rusia en la carta de al lado, vemos que está orientada a la casa IX, que es la del extranjero y la diplomacia.  El Sol (regente del ascendente) está ubicado allí, participando de esa mala configuración. Marte es el regente de X (el presidente).  Un presidente agresivo y "muy macho".

La impresión que da ese ingreso es la de dar puñetazos fuertes sobre la mesa, mostarse intransigente y "cojonudo" con el extranjero y en los conflictos diplomáticos, no dar su brazo a torcer, sino más bien al contrario (ir de más chulo que un ocho)... pero no guerra.  Ya lo ha demostrado en el caso Snowden y lo hará en Siria.

 

 

2013_Aries_EEUU.jpg

0 de Aries en los EE.UU

En los EE.UU esa misma configuración Marte-Urano-Plutón-Luna se orienta a la I (el pueblo), la X (el gobierno) y la IV (la oposición al gobierno).  Allí sí hay más indicios de conflicto bélico (Marte-Sol-Urano angulares en I.  Marte angular suele dar conflictos), pero el presidente no lo tiene fácil, por la Luna en IV.  Ese presidente aparece como muy manipulador (Plutón en X) y me imagino que Obama tendrá que hacer virguerías para colar esa intervención, pero está claro que el pueblo (la Luna en IV) no la quiere y esto podría producir mucha contestación social.

Hay pues indicios de conflicto bélico con oposición popular.

 

 

2013_Aries_Londres.jpg

0 de Aries en Gran Bretaña

Si miramos al otro posible protagonista (Gran Bretaña), hay más indicios de guerra, pues Marte-Sol-Urano están en X (el gobierno) y Plutón en VII (enemigos)

 

David Cameron-Tránsitos y profecciones (derecha)

Cameron_ahora.jpg Cameron_profeccion_agosto_2013.jpg

Si estudiamos la carta de David Cameron con su tránsitos (izquierda), está claro que se halla en un pésimo momento (malos aspectos de Júpiter, Urano y Plutón a su Sol en I) y que atrae ahora  todos los conflictos.  Para asegurarnos, vamos a mirar abajo sus profecciones para el momento actual (derecha) y...¡bingo!:  el ascendente profectado se va a poner sobre Marte natal y Marte de profección está cruzando la X y se va a poner sobre Júpiter.  O sea: el país tenía tendencia a meterse en berenjenales y el presidente se va a lanzar de cabeza en ellos.

De todas formas, Siria no es el único frente abierto de Cameron, porque también tiene conflictos con España.  Urano está en su VII, en Aries, y Rajoy es un Aries.

Mi conclusión es que, por ahora, no va a haber guerra general, pero sí se va a meter Gran Bretaña en todos los berenjenales habidos y por haber, ahora y en los próximos meses.  Los EE.UU usarán a Gran Bretaña de peón para sortear su propia opinión pública (muy opuesta a esa guerra)  y Rusia pondrá los c... sobre la mesa, pero no llegará a implicarse directamente, si le aseguran de que no van a tocar Tartús.  Hará cosas de cara a la galería, pero de poco calado.  Eso sí: la tensión religiosa va a aumentar en toda la zona entre chiitas y sunies.

Más adelante veremos, pues aún estoy mirando el espantoso noviembre que nos espera a todos.

Canals a 28 de agosto de 2013

Diseño y alojamiento: todouy.com