Portada
Monogríficos
Currí­culum

Contacto

 

¿Hacia dónde va la economía mundial?

Europa lleva años sumida en una crisis profunda.  Esto, por ahora, no parece afectar demasiado a los países emergentes, aunque hay indicios de que sí lo hará (algunas industrias ya están regresando).  Es evidente que todo ello viene de una evolución del sistema económico, así que vamos a reflexionar sobre ese tema: ¿Hacia dónde va la economía?

Hace años anuncié a bombo y platillo la desaparición del capitalismo.  Atrevida que es una :-)  Lo hice porque en 2020 entraremos en un ciclo de Júpiter y Saturno en Aire, que durará unos dos siglos.  Esos ciclos marcan las grandes tendencias de la sociedad, la religión y la economía.  Por lo tanto, podemos dar por sentado que habrá un cambio de modelo.  Y ya podemos imaginarnos cuál será, ya que  eso empezó a gestarse en 1980.  Entre 1980 y el año 2000, hubo una avanzadilla de 20 años del ciclo de Aire.  Una avanzadilla que fue capaz de hacer caer el muro de Berlín en tan breve periodo.  Por otro lado, en ese periodo se sembrarían las bases para el cambio de modelo.  El punto de inflexión astrológicamente era 2010 (a mitad del último ciclo de Tierra).  Pero, ¿cuáles son esas bases?

Puesto que el ciclo que va a empezar en 2020 será en signos de Aire, podemos estar también seguros de que el control y el poder vendrán de la información, la gestión, el comercio y la comunicación, no de la producción.  Los que controlen los canales de distribución y la información serán los que controlen el mundo. El lector puede encontrar aquellos pronósticos en este enlace seleccionando allí la palabra "conclusiones".

Lo que no tengo claro es cómo se materializará exactamente todo esto, porque no soy economista.  Vamos a ver lo que nos dicen otras personas, antes de relacionarlo con la astrología.  Buscando en internet, he encontrado dos artículos claves para ver hacia dónde van las cosas.  Son claves porque ambos encajan con una economía de un ciclo de Aire y me parecen las tendencias más probables:

1-Artículo 1 (Enlace): El capitalismo financiero

Según ese artículo, el capitalismo tuvo una fase comercial en los siglos XVI a XVIII, luego pasó a la industrial en los XIX y XX y ahora ha entrado en la fase financiera (ver la definición de capitalismo financiero en la wikipedia).  Esto encaja bien con la astrología, pues el cambio de ciclo astrológico se inició en 1980 (con la avanzadilla de Aire), como ya he dicho.

La característica del capitalismo financiero es que está dominado por grandes consorcios económicos que gestionan los ahorros de la gente, y los fondos de inversión o de pensiones:

  • Esos fondos controlan el 75 % del PIB mundial, así que su poder es inmenso.
  • Sus ganancias no vienen de la producción, sino de actividades especulativas. Se puede ganar mucho más dinero especulando contra una moneda, por ejemplo, que generando bienes de consumo.  Esto no genera bienes, ni trabajo ni nada.  Pero sí enriquece o arruina  a millones de personas.
  • Puesto que los estados están muy endeudados y dependen de la compra de bonos, para controlar un país (como se ha visto en Europa con la crisis de la deuda), basta con no comprarle bonos.  Los gobiernos locales tienen que aplicar entonces las medidas que se les pida, si no quieren entrar en default o pagar enormes sumas de dinero en intereses. Así pues hay un poder absoluto de esos consorcios sobre los estados y sobre la política.
  • Uno de los objetivos de esos fondos es la privatización de los servicios públicos, pues eso supondría un negocio enorme.
  • Ese tipo de capitalismo genera muy pocos puestos de trabajo, pues disminuye mucho la inversión en industria.  Eso significa que el paro no va a disminuir, sino aumentar.
  • La bajada de los salarios -consecuencia de la escasa oferta de trabajo- reduce también el consumo (y merma aún más la industria), pero eso se compensa con los beneficios (para unos pocos) que genera la privatización de los servicios.  Si no te gastas el dinero comprando coches, te lo gastas en la educación de tus hijos o en los tratamientos médicos que necesitas para vivir.  Sea como sea, te van a sacar la pasta.
  • Es un sistema trans-nacional.  Los grandes fondos actúan a nivel internacional y por encima de las leyes concretas de los estados, pues pueden ubicarse donde quieran y contornear las legislaciones.

Bien, el panorama que esto nos describe es que habrá menos gente trabajando (habrá grandes tasas de paro) y, la que lo haga, lo hará por menos dinero y con menos cobertura social, por lo que su calidad de vida mermará muchísimo.

Por otro lado, la estructura política piramidal de la sociedad se vuelve inútil.  Hasta ahora los países estaban regidos por gobernantes más o menos capacitados, pero que tenían un papel que hacer.  El problema es que ahora tienen poco o nada que hacer.  Su margen de maniobra es muy escaso.  Esto significa que el tamaño desmesurado de la clase política se vuelve escandaloso y esa clase se convierte en una élite extractiva.  Es decir: no aporta al colectivo, sino que chupa de él.  El otro día veía una entrevista a un politólogo iraquí (Zaid al-Ali) y éste comentaba que Iraq está gobernado por una clase política que se ha organizado en partidos que están en connivencia con empresas y bancos.  Una clase política totalmente ineficiente y parasitaria. Habían redactado además una constitución tal que hacía imposible el acceso a las instituciones a otras formaciones. Su único objetivo era su propia supervivencia y lo lograban controlando los medios de comunicación privados (en manos de esas empresas para las que gobiernan).  Como verá el lector, esto nos suena.  El problema es que, cuando miras reportajes internacionales, da igual que uno viva en Mauritania, Irlanda, Iraq o España: todos los ciudadanos se expresan en términos parecidos sobre su clase política.  Y esto nos da que pensar que el problema es que la política vertical y nacional, tal como se está practicando, no sirve de nada en este contexto de una economía gobernada por consorcios internacionales.  

Desgaciadamente, esto encaja muy bien con un ciclo de Aire, ya que, como dije hace años, el poder en esos ciclos no está ya en mano de los productores, sino de los gestores.  Los signos de Aire "mueven" las cosas, ya sea físicamente (comercio), como en otros planos (dinero).  Es una economía que depende mucho de las nuevas tecnologías de la información y, sobre todo, es totalmente "trans-nacional" (algo muy propio del Aire).  

España, por ejemplo, está en estos momentos sumida en debates nacionales: por un lado el debate de autonomías sí o no, y la cuestión catalana.  Pero el problema es que, mientras la gente se aferra a sus banderas y símbolos, la economía está actuando a otro nivel, un nivel trans-nacional que le permite saltarse todas las leyes y controles.  Creo que la población no acaba de darse cuenta de cuál es el problema de verdad.  Uno puede dar importancia a su lengua, sus bandera y sus costumbres, pero, si tienes un cáncer y te dicen que el tratamiento te lo tienes que pagar tú, eso sí te cambia la vida (o la muerte).  Mucho más que una banderita.

2-Artículo 2- Enlace : La economía de la cooperación

Ese otro artículo nos muestra la otra cara de la moneda, la bonita:

-Crowdfunding

-Cooperación

-Economía participativa etc.

Ambas tendencias existen, pero el problema es que su fuerza es muy desigual.  Los primeros manejan el 75% del PIB mundial, mientras que los segundos no tienen ningún poder.  Y no sólo eso, sino que, si empezaran a tenerlo, entonces se pondría en marcha una maquinaria de comunicación brutal para desacreditarlos. No olvidemos que esos consorcios económicos son los que patrocinan los think tanks (grupos de creación de opinión), los mismos que pagan a periodistas o científicos para decir lo que ellos necesitan que digan. Y así convencen a la opinión pública.  La mayoría de la gente no tiene un nivel de desarrollo intelectual suficiente para desconfiar de lo que le dicen en la prensa, en la radio o en la televisión y para ver la manipulación.  La realidad no existe, sólo existen interpretaciones de la realidad.  Y esa gente es especialista en convencer a los demás de su interpretación.

Podemos luchar contra esto, evidentemente, y una de las cosas que podemos hacer es no tener nuestro dinero en fondos de inversión, pero la gente consciente del problema es tan minoritaria que su efecto es mínimo.  La mayoría de la población prefiere poner sus ahorritos en fondos rentables, sin saber que esos fondos son los mismos que le están quitando la seguridad social.  Y que, cuando tengan un cáncer (un 30 % de la población lo tendrá en algún momento de su vida si no recuerdo mal), perderán entonces todo lo que habían ganado cobrando los intereses.  Es decir: el fondo donde tienes tu fondo de pensiones es el mismo que está poniendo a tu gobierno de rodillas y exigiéndole que recorte en Educación y Sanidad, para arruinar el sistema y poderlo privatizar.

Cuando empecé a entender que el gran cambio que yo esperaba para 2020 se podía quedar en eso, en el triunfo del capitalismo financiero, me entró el desánimo, pero... puede haber factores inesperados.

Ingreso en Aries de 2020 en los EE.UU (derecha)2020_Aries_USA.jpg

Cuando miré esa carta, pensé que habría un problema económico en los EE.UU en 2020.  Una concentración de planetas malos o mal determinados en la casa II sólo puede anunciar problemas en ese sector.  Marte-Saturno de por sí ya anuncian un agujero en las finanzas, pero si a ello se suman Plutón y Júpiter (regente de II) en caída, estamos hablando de algo mayor, que afecta a la gran banca (Júpiter).

No obstante, un ingreso en Aries sólo nos anuncia problemas circunstanciales de un año que pueden no revestir gravedad extrema, así que miré las otras configuraciones del año.  Porque es un año en el que habrá de todo.

2020_Marte_Pluton.jpgConjunción Marte-Plutón de 2020 en los EE.UU (izquierda)

Otras de las configuraciones peligrosas que pueden dañar a la economía son la conjuncion Marte-Saturno (crisis de la deuda europea) o Marte-Plutón (default argentino) cuando caen en la II o en la VIII.

Y, efectivamente, la conjunción Marte-Plutón de 2020 caerá en los EE.UU ese año en la VIII.  Con Saturno y Júpiter.  Se repite pues la determinación del ingreso en Aries.

Eclipse de 20202020_eclipse_USA.jpg

Busqué entonces los eclipses del año y me di cuenta de que en 2020 se volverá a producir un eclipse sobre el grado 0 de Cáncer... como en 1982 y en 2001.  El de 1982 no fue malo para los EE.UU, pero sí para Argentina y Reino Unido (Guerra de las Malvinas).  El de 2001 coincidió con el 11-S, si bien un eclipse sólo es una espoleta y, este caso, espoleó la oposición Marte-Plutón.

El eclipse de 2020 en Cáncer es importante porque:

-Los eclipses en el grado 0 de un signo cardinal son especialmente importantes: pueden marcar rumbos distintos por ser signos cardinales.

-En ese eclipse están an gulares en X todos los planetas conflictivos del año, los mismos que llevan una mala determinación económica en el ingreso en Aries.

No obstante, mirando las lunaciones, me parece que es en el mes de mayo de 2020 cuando empezará la hecatombe.

Conclusión

Voy a hablar desde la ignorancia de una persona que no sabe de economía y sólo sabe un poco de astrología (lo justito). Lo que voy a decir puede ser por lo tanto una gran barbaridad.  No obstante, como mi capacidad para influir a nivel internacional es nula, me puedo permitir hablar claramente y sin tapujos :-). Mi opinión personal  es pues la siguiente:

  • La política vertical no sirve.  Creo que es tanta la gente que está exigiendo el poder opinar y una mayor horizontalidad en la toma de decisiones que esto se tendrá que hacer en mayor o menor medida.  La clase política como élite extractiva se va a ver cercada y atacada.  Soy anarquista así que tal vez confunda mis deseos con la realidad, pero observo mucha presión ciudadana y en muchos países distintos.  Acabará calando.
  • La política nacional tampoco sirve, pero allí veo que la gente aún no se ha decidido a dar un paso adelante, sino que, al revés, busca en las fórmulas antiguas.  Pero como el nacionalismo no es propio de Aire, creoq ue irá menguando a partir de 2020.
  • El capitalismo financiero es muy poderoso, pero es muy virtual y allí está su debilidad.  Es cierto que es un sistema muy propio de Aire, por lo dicho antes, y por eso puede triunfar, pero si ya tuvo un crak con lo de Lehman Brothers, lo puede volver a tener.  Es un sistema que funciona a base de hinchar burbujas y, claro, todas las burbujas explotan más pronto o más tarde.  ¿Qué pasa si la burbuja que explota es enoooooooooorme?  Creo que pueden ocurrir cosas en 2020 que pinchen el globo.
  • La economía participativa está en pañales, pero es una fuerte tendencia que va a ir desarrollándose, en gran parte por necesidad.  A medida que las condiciones de vida empeoren para la mayor parte de la población, está se irá uniendo para buscar soluciones.  Es cierto que las nuevas tecnologías favorecen la unión, pero, al mismo tiempo, evitan las revoluciones: la masa crítica se hace en la calle.  No obstante, cuando la gente se une, lo que no se le ocurre a uno se le ocurre a otro.

Por lo tanto, mi consejo sería procurar no tener mucho dinero en productos financieros en 2020 (sobre todo en mayo y junio, los meses más críticos).  Y plantearnos qué hacemos con nuestro dinero, para no estar alimentando al monstruo que nos está devorando.

Canals, 13 de mayo de 2014

 

 


Diseño y alojamiento: todouy.com