Portada
Monogríficos
Currí­culum

Contacto

 

El proceso independentista en España y Gran Bretaña

Mali.JPGNo es casualidad que ambos países estén sumidos al mismo tiempo en un proceso independentista.  Ambos responden a la misma configuración astrológica que vamos a estudiar a continuación.  No voy a centrarme en Malí en este artículo, pero lo podría haber hecho, ya que las configuraciones también eran parecidas allí (los mismos planetas en las mismas casas), y en ese país sí ha habido una secesión temporal (que produjo una guerra).

En astrología mundial, todos los ciclos planetarios empiezan con la conjunción.  Esto es igual para todo el planeta, pero esa conjunción cae en casas distintas en cada zona.  Si cae en II, afectará al dinero.  Si es en III, a la enseñanza o la ideología; en IV, al territorio nacional etc.

Después, ese ciclo que empezó en la conjunción sufrirá 3 grandes crisis: la primera cuadratura, la oposición (el momento culminante y el más delicado), y la cuadratura de retorno, cuando ya va de capa caída.  Y habrá momentos de relax (sextiles y trígonos), pero la tendencia básica siempre será la de la conjunción inicial que inauguró el ciclo.

Evidentemente, esto es de un modo general.  Luego, cada país tiene su propia carta natal, así que esa influencia general pasa por otro filtro. Ahora bien, como la mayoría de las veces no conocemos la carta natal de los países, nos tenemos que conformar con la carta general, que es la configuración mundial.  En este terreno suele haber grandes coincidencia entre GB y España, pues las cartas mundiales levantadas para las capitales de ambos países se suelen parecer mucho (las capitales tienen una longitud parecida). 

Vamos pues a estudiar el ciclo de Urano-Plutón en ambos países.  Antes de empezar, hay que recordar qué significan cada uno de esos planetas:

-Urano es rupturista.  Es intransigente e intolerante, poco dado a los razonamientos.  Si acaso, usa una ultralógica tan radical, tan poco emocional, que acaba siendo ilógica.  En cierto modo, es un poco asperger.  Para Urano la libertad es lo más importante, pero sólo la suya propia.  Porque si uno lleva la libertad propia al límite, acaba por destruir la de los demás.  Si quiero algo y lo tomo, a menudo lo haré robándoselo a otro. Es muy anarquista por ese afán de libertad, pero puede oscilar entre el anarquismo de derechas (el anarco-capitalismo, tipo Esperanza Aguirre) o el de izquierdas (el anarco-sindicalismo).  Cuando está en signos secos propende más al primero y en signos húmedos al segundo.

-Plutón es todo lo contrario.  Es el cerebro reptil, así que es el instinto en estado puro.  Tampoco se aviene a razones, pero por otros motivos.  En su caso es porque piensa con las tripas, no con el cerebro.  Es absolutamente visceral.  El otro problema con Plutón es que suele confundir sus impulsos primarios con la realidad.  Por eso es muy proyectivo.

Conjunción de Urano-Plutón de 1966

España

conjuncion_urano_pluton_madrid.jpg

Gran Bretaña

conjuncion_urano_pluton_londres.jpg

conjuncion_urano_pluton_Mali.jpgLa conjunción fue casi idéntica en ambos países (y en Mali, como se comprobará en la carta de la izquierda).  En los dos dicha conjunción cayó en la I (el pueblo y la identidad nacional).  Esto anunciaba evidentemente un gran conflicto interior en cada una de esas naciones sobre la identidad nacional.  Destacaría también que ambos países son los que han tenido los movimientos terroristas más arraigados de Europa.  La conjunción fue en 1966, 3 años antes de una de las fechas más importantes del IRA , cuando se escindió en varias facciones.  La primera acción violenta de ETA en cambio fue en 1961, pero también tuvo un proceso de escisión en 1966.  Digamos que 1966 fue un punto de inflexión, un nuevo ciclo, para ambas organizaciones terroristas.  En Mali, hubo un cruento golpe de estado en 1968.

Si miramos la carta, vemos que esa conjunción en I (conflicto violento de identidad nacional, con tintes viscerales -Plutón- y tendencias rupturistas o intransigentes -Urano) repercute sobre otras dos casas:

-La X (el gobierno), donde está Marte.  Marte es el planeta significador natural del ejército y del uso de la violencia.  Resulta evidente que la violencia (Marte) estatal (X) y el terrorismo de estado en ambos países, así como la acción represiva de las fuerzas de seguridad (Marte), echó leña al fugo.  No olvidemos que esa configuración aupó en Mali a un militar, Traoré, desde el 68 al 80.

-La IV (Territorio nacional) en la que se encuentra la Luna (las emociones y el pueblo).

El cóctel es explosivo: problemas viscerales de identidad nacional (odios desatados y violentos), un estado represivo y militarizado (X) y sentimientos populares (Luna) unidos a la noción de territorio (IV).

El sextil entre ambos planetas fue en la segunda mitad de los 90.  Es cuando se llega en GB a los acuerdos de Viernes Santo en el 98, mientras en España el asesinato de Miguel Ángel Blanco en el 97 fue un punto de inflexión. En Malí hubo elecciones democráticas (segundo mandato de Konaré). El sextil cambió el chip y empezó a resolver el conflicto.

La cuadratura

España

cuadratura_urano_pluton_madrid.jpg

GB

cuadratura_urano_pluton_londres.jpg

Obviamente, esa configuración iniciada en 1966 ha ido labrando su camino a lo largo de esos casi 40 años,  creando un estado de opinión.  Como hemos visto, la chispa saltó primero en las zonas más "motivadas" (Norte de Irlanda, País Vasco), pero es TODA la nación la que sufre el mismo proceso.  Es como cuando uno suelta agua sobre una tierra: primero se empapará la capa superior, pero, poco  a poco, irá calando más profundamente.

El tema no es que tal o cual región tenga problemas con el nacionalismo: es TODO el país el que los tiene.  A veces escucho a Eduardo Inda o a P.J. Ramirez decir que no existe el españolismo.  Tiene narices en boca de esta gente. Cuando les oigo hablar de esos temas, devolvería el DNI.  Hasta yo me haría independentista de algo (lo que fuera). Y es que uno no se ve.  Tenemos tendencia a pensar que lo que nosotros sentimos es "lo normal" y los anormales son los demás.  En este caso, la configuración es clara: la conjunción cayó en I.  Y eso significa problemas con el sentimiento de unidad tribal de una punta a la otra del país, y visceralidad para todos sus habitantes.  Da igual que vivan en Cáceres o en los Pirineos: la reacción frente a esos temas sale de las tripas, no de la razón.

Los movimientos terroristas de ambos países se han ido reconduciendo al final de los 90 con el sextil de ambos planetas, pero la cuadratura actual, la primera crisis del ciclo, no sólo puede agitar esas aguas que se creían ya calmadas, sino que ha hecho aflorar una nueva crisis de este tipo de sentimiento en zonas donde, hasta ahora, era sólo un estado latente: Escocia y Cataluña.  Obviamente, la manifestación del sentimiento ya no es violenta (como lo fue en los años sesenta), por lo menos, no en nuestros países.  

En Mali sí ha habido violencia, odios étnicos y matanzas mutuas.  Todos los días miro un telediario francés (para tener otra versión de la actualidad), y he visto y oído a muchos malienses hablar de la "unidad de la patria".  Se subían a la parra y hablaban de Mali como si fuera su madre.  Cuando uno piensa que Mali existe como estado independiente desde 1960 y que sus fronteras son una utopía, una raya trazada con una regla a saber por quién, resulta asombroso oír sus discursos lacrimógenos y emocionados sobre la madre patria.  Y lo que no nos dicen en la televisión es que sí hubo una escisión del país, y el gobierno recuperó el control del territorio gracias a la ayuda del ejército francés.  Pero entonces la población africana se entregó a la caza al musulmán. Nos han descrito prolijamente las matanzas que hacían los yihadistas, pero no las que han hecho luego los del otro bando con musulmanes inocentes.  En cierto modo en Mali se ve mejor la configuración al desnudo, ya que allí el odio que anuncia esta configuración lo han ejercido ambos bandos con violencia.  Lo que en Europa es de palabra, en África es con sangre.

Si miramos la carta de la cuadratura, comprobaremos que sigue afectando a la I (identidad nacional) porque Plutón está en I.  Quizás por esto, los razonamientos que se oyen por ambas partes suelen ser muy viscerales.  No hay medias tintas: o conmigo o contra mí.  Están implicados también Urano (obviamente) en III y la Luna en IX.  

Al implicar el eje III-IX, se trata más de una cuestión ideológica y legal (IX).  No nos ocurrirá como a Mali, en el que un país extranjero (IX) ha ido a poner su granito de arena.  O sea: su ejército.  Aunque aquí también es evidente que el extranjero jugará su papel, por cuanto tanto GB como España forman parte de unidades supranacionales y me imagino que habrá persiones internacionales

Bueno, esta cuadratura se va a repetir dos veces en los próximos meses: en diciembre y en marzo.

Diciembre:

2014_urano_pluton_cuadratura_2014.jpg

Marzo

2015_urano_pluton_cuadratura_2015.jpg

La cuadratura de diciembre será más económica, ya que Plutón estará en II.  La de marzo vuelve a caer en el eje I-IX, así que volverá la radicalización ideológica.  Y con la compañía de Marte, podemos esperar oír de casi todo.  Invectivas, descalificaciones llenas de odio etc.  El gobierno (la X) aparece representado por Marte domiciliado en Aries en III.

Ahora bien, esa cuadratura, en el ingreso en Aries, queda en el eje II-V.  Este y otros indicios me hacen pensar que el tema económico va a ser el más importante.  Y para mal (y no por el tema de la independencia, sino por otros factores).  Por otra parte, el ingreso del 2015 anuncia también que varios gobernantes caerán.  ¿Quiénes?  Rajoy seguro en mi opinión.  Y Mas.

Ese ingreso describe también un gobierno nacional de coalición, pero no sé quiénes serán sus integrantes (Pedro Sánchez casi seguro, pero no sé con quién).  Sí tengo claro que no se aclararán mucho y que la cosa no funcionará en los próximos 4 años.  Por otra parte, tampoco sé cómo van a quedar las distintas plataformas tipo "Guanyem Barcelona" que están naciendo en todo el país.  Queden como queden, estamos en un periodo de transición entre dos paradigmas políticos: el paradigma anterior, en el que los partidos se clasificaban por su orientación nacionalista (a nivel global o local), y el paradigma naciente en el que los partidos se clasificarán según el grado de participación que ofrezcan a la ciudadanía.  No desaparecerá totalmente el modelo anterior, pero a lo largo de los años se impondrá el segundo.

Ahora bien, lo que sí tengo claro es que 2015 traerá un nuevo panorama político, que puede cambiar la situación.  Ambos planetas (Urano y Plutón) se mantendrán en orbe de cuadratura, pero no deja de ser ilustrativo que hayan hecho 4 cuadraturas en el último año y medio, y esta que precederá las elecciones municiples (el primer gran trago de Mas según su carta natal) sea la última.  Eso sí: parecerá que se acaba el mundo con tantos insultos  :-)

No creo pues que haya independencia, sino que 2015 traerá un nuevo panorama distinto.

2040_Madrid.jpgEl periodo de riesgo siguiente sería la oposición, en 2048 si no me equivoco.  Pero pocos años antes (en 2040) se producirá la segunda conjunción de Júpiter-Saturno en signo de Aire.

Es una conjunción preciosa (lástima que algunos no viviremos tanto como para verla).  Así como la de 2020 está llena de violencia y va a dar un barrido impresionante (y muy duro), ésta de 2040 en cambio es una configuración de justicia y equilibrio, de racionalización económica basada en otros criterios ideológicos.

No creo que haya división territorial después de una conjunción así, pues el ciclo de Aire es centrípeto, en la medida en que prioriza las relaciones humanas y de cooperación.  No es centrífugo como los ciclos de Tierra.  Cuando digo "centrípeto" no me refiero a recentralización, sino a tendencia de los humanos a buscarse para cooperar.  La Tierra fragmenta, el Aire une.

Mi conclusión, por lo tanto, es que esta configuración actual va a seguir dando coletazos.  La última cuadratura (en marzo 2015) será fuerte, pero el panorama político va a cambiar tanto después de las elecciones de 2015 que el ambiente general será distinto.  La tensión no caerá de golpe, pero irá menguando en los siguientes años.  El modelo político basado en el nacionalismo (español o local) irá decayendo en pro de un modelo político más participativo.

Canals, a 19 de agosto de 2014

Diseño y alojamiento: todouy.com